¿Cómo saber si tu hijo ve bien?

Cuando nuestro hijo empieza a interactuar con los demás niños, a jugar en el cole, a realizar dibujos en papel y a fijarse en colores y formas, es cuando podemos identificar algún tipo de anomalía en la visión del pequeño. Debemos estar pendientes de las acciones que el niño realiza con los diferentes ejercicios y pruebas que se le presentan en el día a día, y de los posibles síntomas que pueda tener durante o al finalizar alguna acción.

Debemos sospechar de algún problema visual en el niño si se detectan los siguientes síntomas:

  • Se acerca mucho al texto para leer o escribir.
  • Mueve la cabeza cuando lee o escribe.
  • Cierra un ojo o se lo tapa.
  • Tiene los ojos enrojecidos, con orzuelos.
  • Dolor de cabeza frecuente.
  • Se frota mucho los ojos o parpadea demasiado.
  • Acompaña la lectura con el dedo.
  • Confunde o Invierte letras o palabras.
  • Vocaliza cuando lee en voz baja.
  • No comprende lo que lee.
  • Se cansa fácilmente y no mantiene la atención.
  • Lee muy despacio.

Si has respondido de manera afirmativa a 3 o más de los tics, llámanos para concertar una cita.